[ Dragonborn Escape Room ] En busca del hijo perdido del posadero


Cuando estábamos a punto de abandonar las instalaciones de la estación de Dino Rising, hablábamos con los Game Masters que en unos días íbamos a ir a Dragonborn a jugar. A esta afirmación nos dijo uno de ellos "Pues vais a disfrutar como perras", que no sabía yo si es que nos iban a poner a cuatro patas o es que, tras vernos jugar con ellos, creían que esta Escape Room también la íbamos a disfrutar mucho. Sea como fuere, nos acercamos a Vitoria para disfrutar de otra sala con sello Mad Mansion. 

Escalando camino de lo más alto de la montaña

Nos fuimos a lo alto de la montaña para iniciar nuestra aventura... Vale, había que imaginárselo porque estando en medio de agosto, con una caló horrible y esas cosas, pues las montañas nevadas no parece que fueron a aparecer como por arte de magia ¿O quizás sí?. Llegamos a la hora establecida y esperamos a llamar a las puertas de aquella posada conocida por muchos. Comenzaba nuestra aventura.

"Dice la leyenda que muchos aventureros parten hasta una posada situada en lo más alto de la montaña en busca de riquezas. Pero pocos son los que regresan…

(...) os pondréis en la piel de un grupo de aventureros que tendrán que intentar descubrir los misterios que rodean a una extraña posada situada en una montaña remota en un mundo fantástico habitado por seres mágicos. El enigmático posadero ha prometido una gran recompensa a quien encuentre a su hijo perdido, desaparecido una noche de tormenta, pero no será tan fácil como parece ya que no sois los primeros en intentarlo. ¿Seréis capaces de encontrar al hijo perdido del posadero?"

¿Nos pondrán unas buenas cervezas en esta posada?

Dragonborn comienza de forma inmersiva desde que entras en la posada. A partir de ese momento se corta todo contacto con la realidad -excepto por esa misteriosa nota en la presentación donde dicen que el juego es original y que tiene una serie de influencias (¿?)- para hacernos saber el motivo por el que estamos allí.

Una vez preparados, y advertidos, nos lanzamos a juguetear por el lugar. He de decir que teníamos el día muy muy espeso, algo que nuestro Game Master advirtió y nos ayudó cuando veía que nuestros cerebros no daban para más. Así descubrimos que Dragonborn tiene muchos más misterios de los que podría parecer en un principio.

Menos mal que no tuvimos que escalar muros... si no hubiéramos muerto en una caída


La interacción que se hace es divertida, entretenida y permite mucho jugueteo, a nivel ambientación la cosa va de menos a más, y hay todo tipo de juegos: Desde más tradicionales o a otros mucho más enrevesados. Algunos elementos han tenido que ser eliminados debido al Covid, pero son muy pocos con lo que no afectan al juego como tal.

Tardamos la tira en terminar, pero la idea era poder disfrutar de todo el juego -perderse el tramo final podría dar bastante rabia- y pudimos completarlo. Nuestro Game Master, que iba con el tiempo ajustado, tuvo el detalle de enseñarnos todo aunque fuera a toda velocidad ¡Gracias Rubén!. Hizo muy bien su trabajo y fue generoso con nuestro absoluto empanamiento.

Sugerencias:

- Aunque la trama está muy bien hilada creo que el juego de efectos e interior se puede mejorar. Tiene momentos bastante espectaculares pero hay otros mejorables. Aún así, la inmersión es absoluta.

- Quizás hay momentos donde uno se da cuenta que hay demasiadas instrucciones que pueden romper la "magia", hacerlas más inmersivas le daría un giro de vuelta.

- Si vais a jugar, ir despiertos y descansados, que nosotros íbamos mega empanados y esto es como cuando vas a jugar una Escape Room con unas cervezas de más... El mal.

Pros

- La historia que se nos va contando a lo largo de todo el juego. Desde el motivo por el que estamos allí, el desarrollo, y el desenlace de todo. Creo que han logrado una de las historias más coherentes y extendidas que he visto.

- El intento en que se pueda ver todo el juego entero para así comprender la historia que nos quieren contar. 

- Rubén, nuestro Game Master, que nos ayudó mucho para finalizar el juego y, aún yendo con el tiempo al límite, nos dio un paseo por todos los escenarios contándonos algunos detalles. Grande.


C/ Pintor Jesus Apellaniz, 5 Bajo, 01008, Vitoria-Gasteiz

Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ 60 minutos para morir ] 10 cosas que pueden aprender los que nunca han jugado a una Escape Room de esta película

[ 33 Frases que he escuchado (o dicho) en una Escape Room ]