[ Petit Piaf Hotel / Intríngulis Escape Room ] Un hotel. Una Escape Room. ¿Una competición?


Tras las aventuras a lo Indiana Jones de Catacumbas, la visita a Barcelona incluía una segunda parada. Nunca mejor dicho. Antes de partir de regreso para Madrid decidí que era buena idea pasar unas horas de descanso en un hotel. Exactamente fue el Petit Piaf Hotel de Intríngulis Escape Room donde habíamos reservado a media tarde. Lo que no sabíamos era lo que nos esperaría dentro de este lugar...


Aquí, yendo al hotel... Un hotel por horas... Madre mía, ¿Dónde nos estamos metiendo?


...así que nuestro grupo se vio ampliado por una estrella invitada, no merece menos, que es Patricia. Patri es parte del equipo creador de The Witching Hour Escape Room que tienen La Juguetería Maldita y a la espera de su esperada segunda sala Terror en Orient Express. Ella completaba el cuarteto con el que habíamos reservado nuestra habitación. Leído así parece que íbamos a montar una orgía allí, pero no.

Petit Piaf Hotel tiene una singularidad con respecto a otras Escape Rooms. Si en todas ellas el grupo "lucha" junto por conseguir un objetivo, en este caso hay una variante: Se puede jugar compitiendo entre los participantes. Cada uno de ellos tiene un código diferente para poder salir del hotel con lo que la información que uno va encontrando, o de la que dispone en un inicio, es un bien muy preciado que se puede compartir... o no. 

¿Qué es lo qué sucederá dentro del hotel? ¿Por qué estamos aquí? ¿A qué huelen las nubes? ¿Cuál es el sentido de la vida?

Partiendo de esta premisa algunos íbamos ya con el modo competitivo puesto en marcha. El botones nos recibió en la recepción para confirmar la reserva, hacer los trámites oportunos antes de entrar a nuestra habitación... A partir de aquí nos vamos a encontrar con una sala que es diferente al resto desde su planteamiento aunque en la forma de juego, más allá de compartir o no la información que se tiene y encuentra, sigue el estilo clásico de Escape Room.

Nuestro equipo tenía una parte competitiva -sí, lo reconocemos- pero también hubo una parte cooperativa para poder lograr los objetivos y salir del hotel lo antes posible. Hasta aquí podemos leer sobre la historia y las motivaciones por las que estamos en el hotel. En cuanto a juegos, no hay una gran cantidad de sorpresas pero todo se encuentra hilado y hay algunos de ellos bastantes curiosos. En cuanto a la ambientación, hay una parte que encaja perfectamente con el estilo (Un hotel clásico) pero otra de ellas creo que es bastante mejorable y podría estar integrado dentro del propio concepto de lo que es el hotel. Aunque, como siempre, en esto para gustos los colores.

El botones dando fe que a nosotros nos gusta más una competición que unos abdominales bien puestos en una piscina

El tema competitivo hace que por momentos te sientas que estás en un concurso de la tele y si consigues ganar te llevas un premio.

A destacar especialmente el trabajo del Game Master. En ocasiones sabemos que su curro se hace más bien en la sombra ayudando a los jugadores de una forma más "aséptica". En este caso, desde que uno llega a la recepción, hay una completa inmersión tanto en ese instante como en el interior del hotel. La inmersión realizada es total y parte del encanto de este hotel viene del trabajo del botones, Jordi. Desconozco su nombre pero, a quién corresponda, estuvimos jugando el lunes 8 de julio por la tarde y Me quito el sombrero ante su buen hacer. Chapó!

Aunque fuera la última persona en salir del hotel -porque yo soy así, dejé a mis compis que se quedaran con los honores... y quizás que no pillé alguna cosa evidente, eso puede ser, también- la sensación es que es una buena experiencia, y diferente que eso siempre es muy importante, pero creo que con algunos cambios dentro del juego podría ser todavía mucho más intensa e interesante.


Cosas a mejorar:
-  Parte de la ambientación del interior del hotel
- El hilo conductor es interesante pero creo que se puede enfatizar en él y la forma en la que los jugadores pueden interactuar con la información.


Pros:
- La idea de la competición en una Escape Room saca lo "mejor" de cada uno de nosotros
- La historia que trae cada una de las personas que entran al hotel
- El entusiasmo de Jordi, el Game Master, y el nivel de inmersión que provoca.


Conclusión: Si buscas algo diferente, un giro de tuerca y eres habitual de Escape Rooms
Petit Piaf Hotel es un juego diferente, enigmático y que permite cosas que hasta ahora no había visto en otras salas de Escape. Seguro que os deja buenos momentos y permitir saber que a lo mejor vuestros amigos no lo son tantos... 



Petit Piaf Hotel - Intringulis Escape Room
Carrer de Portugal, 4, 08027 Barcelona [Metros más cercanos: La Sagrera y Onze de setembre]


Foto de cabecera: The Foodinis

Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ Game Masters ] Selección de masters maromos (Suspiro)

[ 33 Frases que he escuchado (o dicho) en una Escape Room ]