[ Amenaza Nuclear / Bluescape Room ] ¿Ayudar a salvar al mundo horas después de una boda? Reto aceptado (Julio 2022, Lleida)

 

Érase el domingo pasado. Veníamos de una boda maravillosa el sábado. Un poco de chapoteo en un pantano esa misma mañana y, un rato antes, un mensaje desde otra habitación donde estaban Jandro y Eloi: "He reservado un escape a las 16:00". Así que esa tarde, antes de volver a mi ciudad, pasamos a jugar por Lleida la sala Amenaza Nuclear de Bluescape Room. Quizás no era la mejor idea cuando estábamos agotados, derruidos y machacados pero ya sabemos que nos gusta jugar y "la vida es una apuesta y hay que arriesgar".

Vamos... ¡A JUGAR!


A modo de nota previa: Aunque esté echado el cierre, podéis llamar sobre él. Nos quedamos unos minutos pensando "Ains, que nos hemos equivocado al reservar el día", o un "Ains, que se han olvidado de nosotros". No, llamamos y nos abrieron. Aquí comenzaba la aventura:

"La central nuclear de la ciudad de Bluetenborg lleva años acumulando residuos radioactivos en una sala secreta para engañar al gobierno y reducir costes. Un grupo de terroristas ha descubierto la existencia de esta sala y amenaza con destruir el almacén de residuos radiactivos, provocando el caos mundial. Vosotros sois los encargados de acceder al interior de la central nuclear y conseguir evitar los planes del grupo terrorista antes de que se os acabe el tiempo. ¿Seréis capaces?"

A mí llamadme loco, pero aquí algo raro está pasando

Amenaza Nuclear tira más al estilo de una sala clásica, pero no una sala clásica de las de los inicios,  una sala más clásica que a lo que comenzamos a estar acostumbrados en algunas ciudades. Nos encontramos con una inmersión completamente acorde al lugar y llena de pruebas que se entremezclan entre candados de todo tipo así como pruebas ingeniosas para poder conseguir la combinación para abrir algunos de ellos. 

Entre ellas tenemos una prueba que llamaría "rompe amigos". Las pruebas rompe amigos son aquellas que pueden desesperar a un jugador no excesivamente hábil. Nosotros, que ya hemos vivido momentos tensos en alguna que otra sala, casi rogamos "Por favor, que venimos de una boda. Apiádese de nosotros". Por suerte nuestro Game Master no nos hizo sufrir mucho.

¡Oh Dios! Chulazos

Como hablamos después en la post partida, no querían que el juego pareciera que estuviera sacado de una ferretería y es verdad que consiguen que haya una cantidad importante de elementos que están muy bien tematizados con el lugar, como se puede ver en las fotos promocionales que pululan por esta entrada. Efectos sonoros, integración de pistas, juegos variados y bastante adaptable a jugadores que se inicien así como los más jugadores.

Creo que en Bluescape Room lo tienen bien claro y, además, lo han hecho con mucho cariño desde la presentación, el desarrollo del juego y, ojo cuidado, es una de esas Escapes ¡Dónde aún podemos ver el tiempo que nos queda! No recordaba el nerviosismo que daba eso...

Nosotros haciendo que sabíamos lo que estábamos haciendo

Pese a nuestro evidente agotamiento, conseguimos por los pelos la misión. Nuestro Game Master, Felipe, hizo un buen trabajo ayudando cuando lo necesitábamos, con una introducción chula y con una postpartida que tuvimos que cortar porque si hubiera seguido podría haber perdido el tren. Sabemos que él se quedo con ganas de seguirla, y nosotros también. 

Como digo siempre: un Game Master hace que una experiencia pueda cambiar por completo, para mal en ocasiones pero, en una buena mayoría, para bien. Así salimos con buenas sensaciones de la Amenaza Nuclear y habiendo evitado que el mundo saliera volando.

Llegaría a tiempo al tren, lo que no sabía es que tendría mi propia Escape Room para poder llegar a mi casa, sospecho que era una segunda parte oculta de la sala, pero esto es otra historia que no encaja en este lugar...  


Dirección: Carrer Odón Fonoll, 6, 25001 Lleida 

Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Buscando a Firulais / Clue Hunter ] En la búsqueda de un perrete robado, ¿Quién es el vecino ladronzuelo? (Abril 2020)

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ Négone: La Fuga ] Cuando entrar en la cárcel era un juego