[ El Escondite del Hacker ] La segunda sala de Escapeway

 

Las tardes de domingo en las que comienza a hacer fresquillo ya no son para dar paseos por la ciudad como se podía hacer en verano y quedarse hasta las mil en las calles como si no pasara nada.  Así que mejor que pasar la resaca, el cansancio o sea lo que hicieras el sábado por la noche que jugando a una Escape Room. Nosotros optamos por la segunda sala de la gente de Escapeway, que debutaron con La Calavera de Cristal que tiene una muy buena ambientación aunque la jugabilidad debido a su linealidad no es tan buena como en otros juegos, que ya hace unos meses estrenaban El Escondite del Hacker.


"Creo que puedo parar un rato y mirar el Facebook"

Desde finales de octubre este juego, que se había convertido en uno de los más difíciles de la capital por lo que teníamos entendido, ha estrenado una nueva modalidad en la que seleccionar el nivel de dificultad. Como no somos unos chulo playas decidimos que lo mejor que podíamos hacer era coger el nivel medio y dejarnos llevar.

La historia nos mete en un hacker que trabajaba para la empresa de seguridad informática B Corp, la multinacional más poderosa del mundo y, al mismo tiempo, formaba parte de Anonymous. Un día le llegó cierta información de los negocios más turbios que había en su empresa y decidió castigar a la empresa. Alguien se enteró de sus planes y llevo a la seguridad de la empresa contra él... Desapareció pero dejó una carta con una serie de instrucciones que harán que nos infiltremos en sus despacho y tratemos de conseguir el objetivo en el que él se quedó a medias.

Y allí estamos nosotros, metidos en una habitación con 60 minutos y muchas ganas de conseguir el propósito. El Escondite del Hacker es una sala en la cual los candados son bastante escasos y utilizan mucho la tecnología en sus mecanismos algo que hace que todo sea bastante más sorprendente y de lugar a que des muchas vueltas al coco. Buena ambientación, un buen Game Master que sabe en que momentos necesita el jugador ayuda y unas cuantas sorpresas en el interior que realmente nos han hecho pasar un rato muy entretenido. Como suele ser habitual, nos ha costado arrancar pero una vez nos hemos metido en faena hemos hecho lo que solemos hacer habitualmente:

Aquí, salvando al mundo... No sé porque miráis así... No, no soy un asesino de un slasher

- Mirar cada uno cosas diferentes y repasar a veces el trabajo de los otros, por si acaso. Por si acaso significa que de vez en cuando encontramos cosas nuevas.

- Tener un líder que, en esta ocasión, se ha comportado. No nos ha amenazado y ha sabido llevarnos por el buen camino hasta conseguir nuestro objetivo.

- Pasárnoslo bien que, al fin y al cabo es lo que importa.

Pues más o menos este ha sido nuestro tiempo... un poco más y no conseguimos resolverlo

Una vez dicho todo esto también creemos que en Escapeway hay alguna cosa que se puede mejorar como la propia organización del local donde abundan telas negras por todos lados y da una sensación de nave en la que están los juegos por ahí metidos, cual nave industrial. 

No es un caso aislado de esta sala, y en alguna más me he encontrado con la misma situación, los elementos comunes que no pertenecen a las salas, y la propia interacción de los trabajadores entre ellos, tienen que ser parte del ambiente y creo que aquí no se consigue esa sensación como si se ven en lugares como en IncógnitoFox in a Box o Action House, aunque estos últimos están a un nivel superior al resto de lo que hay en Madrid.

Aparte de esto, El Escondite del Hacker mejora mucho con respecto a la aventura de La Calavera de Cristal y la posibilidad de ir pasando de unas pruebas a otros y estar cada uno haciendo diferentes cosas para conseguir que la hora... o el tiempo hasta que consigues escapar sea un aislamiento de la vida fuera de esas cuatro paredes. Ah, y hay dos habitaciones más en preparación: Steampunk Submarino y La Última Cruzada.

-o-


Comentarios