[ La Noche de los Castillos ] Cuando la noche de los viernes en la televisión era una aventura


"Un Castillo, ¿Cuántos secretos pueden guardar las murallas de un Castillo? 
Tantos como para reescribir la historia"

Creo que hay un colectivo de jugadores actuales de Escape Rooms, juegos de rol y juegos de competición que van a estar de acuerdo en lo que voy a contar en el día de hoy. Hubo una época, concentrada sobre todo en la época de los 90, en el que la televisión nos daba grandes espectáculos en las noches del ahora llamado "Prime Time". Uno de los que tengo más cariño fue La Noche de los Castillos (1995-1996, TVE) que a mí me pilló en plena adolescencia y que nos metía de lleno en toda una aventura que cada viernes nos hacia disfrutar.


Jocelyn Hattab fue el creador de este formato como también lo sería de El Gran Juego de la Oca -quien de mi generación no recuerda a Emilio Aragón, Lydia Bosch y Patricia Pérez por ese plató en forma de juego de la Oca gigante- en el cual también tiene parte de inspiración por eso de hacer pruebas espectaculares y la emoción de saber quien sería el ganador. Otra de las influencias, de forma involuntaria, sería el programa infantil El Rescate del Talismán [Tenéis un artículo muy interesante sobre este en la web de Sufridores en Casa].

No, nunca estuvieron en el Castillo del Conde Drácula, eso si que hubiera sido toda una experiencia

15 programas llegaron religiosamente cada viernes de los 27 que tenían previstos realizar para su primera, y única, temporada. El coste de cada uno de los programas era muy caro y la audiencia no acompañó, pero nos sigue quedando el recuerdo de ver como cada semana el Rey Falof (Anthony Quinn, al que alguien tuvo la horrible idea de doblarle al castellano) se encontraba con que Torque (José Carlos Rivas, que también estuvo en esa película mítica que era El Corazón del Guerrero de la que hablaré en alguna ocasión) le había capturado a una de sus hijas... así que este hombre tuvo quince hijas. Yo no os digo na' pero lo de tantas hijas suena un poco rarete. Ahí lo dejo.

El equipo de presentadores al completo. Parece un poco los componentes de Parchis aunque el azul haya derivado en negro

Tres coches. Nueve personas. Un camino en la oscuridad. Podría ser el comienzo de un slasher pero no

El programa fue presentado por Luis Fernando Alvés que siempre introducía el juego desde unos kilómetros más allá del Castillo protagonista de esa noche: Castillo de Loarre (Huesca), Castillo de Coca (Segovia), Castillo de Manzanares el Real (Madrid), Castillo de Belmonte (Cuenca), Castillo de Alburquerque (Badajoz). 

La noche de los castillos tenía tres partes: la primera era la carrera. Muy competitiva porque hay tres parejas, cada una con un color asignado, que acompañados por una presentadora -enlace con Luisfer- Marta de Pablo, Gabriela Ventura o Sol Abad, cogían un jeep -si conseguían cortar la cadena a la que estaba atado- y se iban por caminos en busca de aventuras. A cada poco tiempo un personaje -que iban desde una hada hasta Frankestein- que solía anunciar la bifurcación del camino en dos. Uno de los caminos tenía vía libre para seguir pero en otro de ellos había una prueba para superar. Así en varias ocasiones antes de conseguir llegar al Castillo. El primero en hacerlo era el que entraría en él para el rescate de la Princesa del malvado Torque.

El Rey Falof era tan oportuno como cuando eras adolescente, estabas en tu cuarto... bueno, ya sabéis. 

Las pruebas del jeep eran espectaculares a la par que putadas: Lonas de fuego, pinchos en el suelo, cubículos llenos de agua que hay que vaciar... a cada cual más putada. Porque no hay otra palabra. Era un programa avanzado a su tiempo ¡Utilizaban ordenadores portátiles! Por aquel entonces aquello era toda una revolución. Como todo el programa. Marchando una de datos técnicos:

- 2 helicópteros para filmar las pruebas de la parte de jeep
- 10 unidades móviles para coordinar imagen y sonido en la parte del jeep
- 13 cámaras para la filmación en el interior del Castillo
- 23 cámaras para los exteriores
- 1 cámara fija dentro de cada todo terreno
- 2 micro cámaras en el espejo retrovisor
- 10 focos en cada techo en cada uno de los 3 jeeps
- 250 personas de media por cada día de rodaje entre equipo y figuración

El ordenador portátil les daba información muy útil para el concurso. Esas pruebas que tenían un sentido... sentido nulo.

Luis Fernando Alvés, además, es un amante de las motos por lo que en esta primera parte se le veía encantado con su moto yendo a ver a los concursantes a las pruebas que se iban encontrando y preguntándoles "Bueno, bueno, ¿pero qué pasa aquí?". Que si hay un incendio pues se viene arriba en plan "Menudo movidón". Los concursantes tenían que buscar al terminar la prueba un OMD (Objeto Magnético Direccional) que después les valdría para darles pistas para encontrar a la princesa dentro del Castillo en cuestión.

El primer equipo que conseguía llegar al Castillo entraba con su colaboradora y Luis Fernando, que era invisible para todas las personas que hay dentro de esas cuatro paredes. Cuando el concurso se realizó en el Castillo de Manzanares el Real realmente el Castillo fue el lugar de rodaje también de dicha parte aprovechando las instalaciones del mismo. Aquello debió de ser aún más caro por lo que el resto de Castillos, la susodicha parte, se rodaron en un enorme plató que recreaba en los ya desaparecidos Estudios Buñuel de Madrid donde se hicieron programas míticos como ¿Qué Apostamos?, Grand Prix y el Un, Dos, Tres desde la época de los 90.

Luis Fernando Alvés con los concursantes en el interior del Castillo observando como la cancelación del programa se veía venir

En el Castillo se encontraba la segunda fase del programa. Los concursantes tienen una doble misión que conseguir: lograr recoger la mayor parte de oro posible para forjar una llave y, enlazado con esto, encontrar a la princesa para rescatarla. La llave servirá para abrir la celda/habitación/lugar misterioso del Castillo en el que se encuentra. Van a tener que ir superando una serie de pruebas para conseguir ese oro y además, de vez en cuando, Torque hace acto de aparición por allí y les persigue para intentar capturarles... Como si un videojuego se tratara, entremezclado con elementos muy rollo de lo que sería el Negone después, había varias formas que acabaran el juego antes de conseguir su objetivo: 1) Les podía coger Torque, 2) Podían encontrar a la princesa pero no llegar a tiempo a hacer la llave, 3) Podían encontrarla pero no tener el suficiente oro para hacer la llave, 4) Podían tener la llave pero no haber encontrado a la princesa, 5) Se les podía dar fatal y no conseguir ni encontrar a la princesa ni conseguir el suficiente oro.

"Una estrella fugaz, ¡Pedid un deseo!"


Las caras de la presentadora y los concursantes son de "En que momento aceptamos participar en esto"

Torque nunca consiguió alcanzar a ningún concursante, en realidad estaba puesto para crear tensión y hacer correr un poco a los concursantes, pero si que hubo varias parejas que se quedaron con las ganas de crear la llave por la falta de oro. Total, un drama.

Si conseguían superar esta prueba, sacaban a la princesa y salían del Castillo se trasladaban a la tercera prueba, y final, corriendo como locos. Creo que corriendo era un decir porque sino me equivoco la torre donde se desarrollaba la acción estaba situada en los Estudios de Prado del Rey de TVE en Madrid. La princesa era interpretada por diversas actrices o presentadoras como Silvia Abascal, Anne Igartiburu, Ángeles Martín, María Adánez o Carmen Conesa entre otras.

Torque descubriendo que se han llevado a la princesa mientras los concursantes corren como si no hubiera un mañana hacia la Torre

En la prueba final se encontraban con las otras dos parejas que se habían quedado en la carrera con los jeeps. La que había quedado en segundo puesto se ponía en el primer nivel, y la segunda en el tercero. Si conseguían que no llegaran a su correspondiente piso, se quedaban con la Princesa y luchaban para llegar al cuarto nivel donde se encontraba el portal que unía la dimensión donde viven los príncipes y princesas con nuestro humilde mundo. Así los tres desaparecían y a lo mejor así se ahorraban los 2 millones de maravedíes (4 millones de las antiguas pesetas) que conseguían.

La Torre protagonista del final, casi con una temática un poco Steampunk

Así era de entender que La Noche de las Castillos acabó dando más pérdidas que ganancias a la cadena pero que marcará a toda una generación que, quizás, ya jugaba videojuegos, juegos de rol y que le apetecía participar en un concurso así que iba más allá de los del Club Disney y el Megatrix de la época.

A día de hoy todos estos grandes programas no interesan a las cadenas españolas generalistas, aunque en otros países formatos como Fort Boyard llevan años y años de emisión. Hay una excepción, ETB es muy de hacer programas grandes y hace cinco años hicieron 101 Gaztelu que compartía los castillos como protagonistas, 20 de toda Euskadi, y con unas pruebas más parecidas a Pekin Express.




Algunos tenemos el recuerdo de La Noche de los Castillos y vivimos nuestras propias aventuras ahora en forma de juego de escape, de competición o de rol en vivo. Sobre estas líneas puedes ver los programas subidos en el canal de YouTube de Jocelyn, su creador.


"Nunca olvidaré el favor que me habéis hecho y mi recompensa ya es vuestra.
Palabra del Rey"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Isaac [Sam en Whitechapel Room Escape]: "El 90% del público viene a la experiencia más fuerte"

[ 33 Frases que he escuchado (o dicho) en una Escape Room ]

[ Entrevista The Witching Hour Room Escape ] "La juguetería es nuestra... los espíritus no nos molestan demasiado"