[ Tú También Soñarás / Mayto Kingdom ] Una casa abandonada que nunca podrás olvidar (Agosto 2022, Vitoria)

 


Ruta: 24 horas en Vizcaya o "Ante el terror no hay amistad, y repito, yo os vendo a la mínima de cambio"
Fecha: 20 de Agosto de 2022, 22:00 
Frase: "Pues yo es que no quiero entrar, no quiero" 
Jugadores: Jaime (Escape or Dice), Óscar (zck2tm), Jose y Nando (un servidor)


En el capítulo anterior: Entre la niebla de Silent Town

Tras salir de aquel barrio lleno de niebla, conseguimos abrirnos paso para entrever un lugar en el que podíamos comer. Una parada previa en el propio Basauri para recuperar fuerzas de tantas emociones que habíamos vivido en aquella ciudad donde la gente o fumaba mucho o tienen un microclima. En realidad lo que hicimos fue ponernos finos a comer comida grasienta de fast food, para que nos vamos a mentir. Había en ocasiones un silencio incómodo, esa sensación de que algo va a pasar, porque esa noche nos íbamos a investigar una casa abandonada, estábamos en camino a Tú también soñarás de Mayto Kingdom. Un lugar que teníamos reservado desde comienzos de mayo porque la fortuna nos llamó a la puerta.

Los nervios absolutos que vivimos las horas previas

Una vez comidos, sentados en el coche camino a Vitoria, nos fuimos durmiendo. Menos el conductor. All llegar teníamos un hotel reservado en las cercanías de aquella misteriosa casa. Conseguimos llegar, vivos, ducharnos -viva este verano lleno de calor y humedad que da igual que estés en el norte que en el sur- y casi morir un rato en las camas de la "suite" en la que estábamos -el concepto de suite con dos camas en medio del comedor más dos en la habitación, suena raro-, por el madrugón que nos habíamos pegado esta mañana.

Algunos decidimos bajar a comprar algo de cena al hipermercado. Entre esas cosas aparecieron unos Red Bulls casi antes de irnos. Decidimos cogerlos, para ver si nos hacía falta antes de irnos a nuestro destino. Cada minuto que pasaba quedaba menos para enfrentarnos, sí, enfrentarnos, a los que nos íbamos a encontrar. Una vez en el hotel, Red Bulls mediante, estábamos nerviosos, alterados y sobreestimulados. Irónico era que la única persona que era repetidora de la sala, Jaime, a más se acercaba la hora más decía que no quería entrar... que no quería... casi en un continuo bucle.

Nosotros con los Red Bulls como si fuéramos con los fresisuis de Bart y Milhouse en Los Simpsons


La noche caía y nosotros teníamos que salir para la casa. Unos últimos coletazos a los cigarros antes de coger el coche. Dentro de él no se puede tener mejor idea que poner la banda sonora de la película It, de Benjamin Wallfisch ¡Dejábamos atrás la civilización para pasar por calles, cada vez más oscuras y vacías!. Sólo la música, las risas nerviosas, la conversación casi sin sentido y el miedo nos acompañaban hasta llegar a esa nave industrial donde nos dirigía el GPS.

Una vez allí no había apenas nadie. Aparcamos. Justo enfrente a nosotros había un coche delante de la puerta de Mayto Kingdom. Había gente cambiándose como para ir de fiesta. Nosotros nos quedamos en el coche, como esperando. ¿Esperando a qué? A qué si acababan de salir no nos comiéramos algún estupendo Spoiler  de lo que allí les había pasado. Después de menos minutos de los que creemos, nos gritaron: "¿Qué, venís a esto?" y nosotros un "Sí". "Pues mucha suerte". Mira, cuando te desean mucha suerte me lleva a la época en la que tenía exámenes... y la suerte no iba conmigo, nunca la hubo. Morir podía ser una posibilidad para esa noche.

Hora de entrar y empujar la puerta. Recreación exagerada de los hechos


Ya era casi la hora. Un papel para rellenar, una puerta y unos cuantas en plan sobrexcitados antes de entrar dando saltos, sintiéndose alterados, nerviosos y preocupados por lo que podría pasar. No hace falta ni llamar: La puerta se abre a la hora indicada. Comienza el viaje de Tú también soñarás



"Como investigadores de lo paranormal retirados, estáis hartos de tantos casos sobre casas embrujadas, que resultan ser un fraude. Ahora, un extraño caso ha llamado vuestra atención. Las pistas os han llevado hasta las inmediaciones de una tenebrosa casa. Un lugar en el que bajo ningún concepto se debe entrar. “Aquí dentro no estaréis solos…"” 

Explicar lo que pasó en su interior es fácil pero a la vez complejo. Fácil porque recrea una de esas ilusiones que quizás uno ha tenido en su infancia y juventud que es la de vivir toda una aventura de 2 horas. Ojo, que lo que sean 2 horas es importante para toda esta historia. Son dos horas de juego, no son dos horas de experiencia. Dos señoras horas en la que es un no parar. 2 horas de juego, un juego con un estilo cinematográfica llevado perfectamente. Si de por si una Escape room tiene esa sensación de película de cine, en Tú también soñarás parece que se multiplica porque tus ojos parecen que son la mirilla de una cámara que enseña a un espectador lo que sucede en el interior. Es el esconderse, el correr, el mirar de reojo, no moverse... no saber que hacer... Gritar, mucho gritos.


Es una experiencia que va en aumento que te lleva en algunos momentos tensos a preguntarte "¿Qué está pasando aquí?". La gente corre, no ves nada porque eres incapaz de abrir los ojos, otros momentos la tensión hacer que todo el mundo se agarre en modo bicho bola como si fueras a hacer un conjuro a lo Embrujadas. La experiencia está muy bien definida en la web de la empresa "atracciones con en forma de escape rooms mezcladas con espectáculo". Esos tres elementos están perfectamente integrados en la aventura.

La investigación de una casa abandonada es un lugar estupendo para el terror, dando muchísimo juego. He sido experto en perder la voz al salir de una sala de terror... lo que no me había pasado hasta ahora era perderla a la mitad y acabar saliendo chorreando como si me hubiera duchado. A otro de los nuestros, un beso Óscar, entró en una especie de bloqueo mental que le impedía actuar con normalidad, otro tuvo una experiencia de la que creemos que aún no se ha recuperado y el que había repetido parecía que no se acordaba de nada y estaba como su primera vez.

Nosotros corriendo por la casa, como si fuera la casa de tu abuela

Una historia hilada, un lugar lleno de sorpresas pero al mismo tiempo un sitio donde hay muchas pruebas que, con toda la tensión, te darán para gritar, berrear, porque no insultar a esos compañeros que en algunos momentos pensarás que son inútiles... pero no lo son más que tú que estás en la misma situación, porque el pánico se apodera por momentos hasta que ¿seríamos capaces de salir de allí? Porque puede que sea un fantasma que esté escribiendo esto.

La ambientación es espectacular, estás metido directamente en una película (¿Cuántas veces he dicho esto ya?) en el que te sientes el absoluto protagonista. Una cosa muy importante es el uso de la iluminación y el sonido. El sonido siempre se escucha, las voces se escuchan dando igual donde estés, no existen problemas de comunicación como en muchas otras salas que te sientes que tienes que forzar el oído. Hay una nitidez importante que sirve para que cuando haya necesidad de una orientación seas capaz de escucharla sin tener que poner cara de "Señora, que no escucho nada" mientras temes por tu vida.



Los juegos la mar de variados, algunos que, sobre todo para los nostálgicos, les va a hacer bastante ilusión. No os van a hacer parar de moveros, buscar y en ocasiones volveros un poco locos. Están integrados con la temática, dando situaciones un poco surrealistas, otros mal rolleras de esas que dices "madre mía, a ver que es lo que va a pasar." Momentos imborrables absolutamente que mezclan escenas al estilo cinematográfico con juegos para resolver y darle al coco, pero pensar en determinados momentos es muy complejo. Qué bien pensado, en realidad, piensas "Como algunos estén más desquiciados que nosotros, ¿Qué cosas habrán visto esta gente?"

El juego marca muy bien los tiempos, perdonadme la insistencia, como en una película: inicio, nudo y desenlace. Cuando de repente te das cuenta que todo ha terminado, yo sólo recuerdo mi cuerpo empapado completamente de sudor, saliendo a la calle con la búsqueda de algo de fresco... ¡y no porque el lugar no tuviera aire acondicionado! La tensión era tan alta que necesitábamos respirar, coger aire de nuevo. Nos falta aplaudir como si fuera el final de un concierto.

¡Maldita casa! ¡Te odio! ¡Te quiero! ¡Te odio! ¡Te quierodio!

Un poco de charla con sus Game Masters y dueños, Maialen y Alberto, los cuales estaban un poco preocupados viendo nuestro estado, aunque estábamos todos bien, sólo era la emoción sobrepasada. Antes de irnos de allí, coger el coche y llegar al hotel, sobreexcitados y hablando de todo lo que había pasado en este lugar que ha sido elegido como el mejor escape del room en los premios Terpeca en su edición de 2021. No sé como serán otros fueras de España, pero éste se ha ganado mis dieces por la cantidad de emociones que ha conseguido dejarnos.

Imprescindible a los amantes del terror, de los buenos acabados y que quieran vivir una aventura intensa para recordar por siempre. Tú También Soñarás es, uno de los pocos ejemplos en el mundo de los escapes, que el hype no acaba con ellos y se convierte en una experiencia imprescindible en territorio español.

Creo que el recepcionista del hotel no se encuentra bien ¿O seremos nosotros?

Nosotros volvimos al hotel comentando los mejores momentos... y casi estuvimos 24 horas en los que íbamos repasando los pasos que habíamos dado cada uno, las caras, los escenarios, las sorpresas, los malos ratos. Aunque nuestro camino por Vitoria nos llevaría a otra aventura con superhéroes y un desmadre en un viaje express a Las Vegas. Otras historias para otros momentos.


Dirección: Barratxi Kalea, 37A, Pabellón 20, 01013 Vitoria-Gasteiz, Álava


Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Buscando a Firulais / Clue Hunter ] En la búsqueda de un perrete robado, ¿Quién es el vecino ladronzuelo? (Abril 2020)

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ Négone: La Fuga ] Cuando entrar en la cárcel era un juego