[ Escape Room: Una comedia de Joel Joan y Hèctor Claramunt ] Dos parejas y 60 minutos para descubrirse mejor


El concepto "Escape Room" nació como un juego físico en el que éramos encerrados en una sala de la que debíamos de salir. Con el tiempo ha ido evolucionando hasta lo que se han llamado Quest Room... y también ha sucedido que cualquiera que buscara un tirón comercial utilizara el concepto "Escape Room" en algún lugar. Por suerte hay gente que lo usa como una excusa perfecta para una obra de teatro que busca ir más allá... y que no se diferencia tanto de una experiencia real: Escape Room (Joel Joan y Hèctor Claramunt

Dos parejas de amigos de toda la vida quedan para ir a un escape room en el barrio de Lavapiés, donde recientemente ha aparecido en un contenedor el cadáver de un hombre descuartizado. Los cuatro amigos piensan que les espera un juego divertido para pasar la tarde, poner a prueba su inteligencia y echarse unas risas. Pero según entran, la puerta de la habitación se cierra herméticamente, comienza la cuenta atrás y empiezan a pasar cosas extrañas. Salir de este escape room no será nada fácil, y el juego se convertirá en un infierno que pondrá a prueba su amistad hasta límites insospechados


Ojo, que no es una obra de terror. Es una comedia, una comedia reflexiva. Sus creadores han jugado a salas de escape. Conocen lo que pasan los jugadores noveles -la inocencia de la primera vez, la ingenuidad- y también la de jugadores más veteranos -emocionados ante mil detalles-. También deja en evidencia que los grupos de jugadores con perfiles diferentes pueden ser un poco más complejos... porque, al final, una sala de escape nos puede mostrar en una hora como somos cada uno de nosotros.

Cada uno de los actores de la obra (Antonio Molero, Leo Rivera, Marina San José, Kira Miró y con la colaboración especial de Ferrán Carvajal) cogen un tipo de persona y se lo llevan a ese universo. Escape Room utiliza mucho mejor la excusa de una sala de escape que películas que, a priori, querían basarse en ellas [Por ejemplo: Escape Room (2019), que tiene preparada una secuela desde hace un año]. Si usas una sala de escape, puedes jugar con muchos elementos y, además, contar toda una historia como la de esta obra: Las diferencias entre las personas y como actuamos ante situaciones imprevistas.

Punto extra a destacar la escenografía que tiene bastantes detalles interesantes para que el público sepa como es el funcionamiento de una sala de escape. Muy acertado el uso de los juegos, de diversas clases, los acertijos y que toda la obra transcurra a través de ellos. El continente, la escape room, se une al contenido, la historia que se va llevando durante el juego, para que todo esté interrelacionado.

Molaría rizar el rizo y que las dos obras de Escape Room estuvieran enlazadas ¡Ahí lo dejo!


He podido ver la obra en Madrid en el Teatro Fígaro, donde se sigue representando esta temporada, pero también la tenéis en Barcelona. Allí se encuentran en su última temporada en el Teatre Goya con los actores Joel Joan (uno de sus directores), Paula Vives, Mónica Pérez, Biel Durán y Ferran Carvajal

Escape Room es una muestra de lo que sucede cuando a unas personas las metes en un lugar, las sometes a una presión y sale la verdadera personalidad. Así que si os gustan las escapes, las historias que cuentan cosas y echaros unas risas, esta es vuestra obra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ 60 minutos para morir ] 10 cosas que pueden aprender los que nunca han jugado a una Escape Room de esta película