[ Balamkú / Illusion Escape Room ] ¿Un viaje a México, una aventura y una generosa recompensa? Claro que sí, guapi (Junio 2021, Madrid)

 


Hacía mucho que no veía a los Mongoescapistas, tanto que casi había olvidado sus caras. Por suerte decidimos poder remedio yéndonos de viaje. Ni más ni meno que decidimos irnos a México, aunque no sabíamos que había una conexión directo desde la ciudad de Fuenlabrada en Madrid. Allí nos esperaría una aventura en plena jungla donde descubrir misterios y cositas de gran valor: Balamkú de Illusion Escape Room.

Pero ¿Cómo habíamos acabado aquí? Primero, porque ya habíamos estado en El Misterio de la Sagra y segundo, y lo que nos ocupa: recibimos la carta del hijo de uno de nuestros queridos profesores. Un profesor con el que siempre sacábamos buenas notas, que nos caía bien y era super majo. Digo era porque la ha palmado. Ya sabéis, la vida siempre pasa por encima. Bueno, al lío. Esta es la nota que nos llegó vía correos:

Tuve un poco de nervios en el avión, pero mis compis me relajaron


Región de Campeche, México.

Querido arqueólogo,

Como antiguo alumno de mi padre sabrás que era un reputado arqueólogo que dedicó su vida al estudio de la antigua civilización Maya. Pensaba que sólo conociendo con detalle sus secretos, conoceríamos el origen de la humanidad. Pero, en uno de sus viajes a Chichén Itzá, hace casi 50 años, se perdió su rastro durante más de tres meses. Cuando regresó al fin, no era él… Estaba como ausente, se volvió un ermitaño paranoico… Jamás habló acerca de qué le había sucedido en aquella expedición… Sólo repetía una y otra vez una extraña palabra: “Balamkú, Balamkú, Balamkú…”

Durante toda mi vida pensé que mi padre estaba loco, hasta que falleció hace dos meses. Y digo “hasta hace dos meses” ya que, justo en su lecho de muerte, me miró a los ojos y me confesó el significado de esa dichosa palabra. En ese momento supe que se refería a “aquello” que tanto le marcó durante aquella expedición. Y, por la forma en que lo dijo, supe que debía de continuar con su legado. Pero no podré hacerlo sin tu ayuda. Sé que mi padre te enseñó todo lo que sabía acerca de la civilización Maya. Y sé que, juntos, podremos descubrir el secreto de Balamkú.

Reúne a tu equipo y ven a verme. Prometo una buena recompensa si hayamos algo de valor

La felicidad de la merienda era proporcional a la mía al comérmela

Antes de entrar decidimos tomar un pequeño piscolabis en un lugar cercano al punto de conexión. Poco tiempo nos duró porque ya teníamos nuestro teletransporte preparado para comenzar a la hora en punto. Allí entramos para comenzar nuestra aventura. Qué bien funciona el teletransporte.

Hacía tiempo que no me reía tanto en el comienzo de una Escape (Jorge, eres un crack) fue TAN divertida. Muchísimo. Así fue, mientras nos adentrábamos en el mundo mexicano, nos jartamos a reír... hasta que tuvimos que enfrentarnos a todas las pruebas a lo largo de este misterioso lugar. Ya entonces la cosa tornó más seria. En realidad, tampoco tanto, pero si estábamos concentrando moviendo objetos, levantando y mirando todo de forma atenta. La interacción con el Game Master (¡Holi, Miguel!) que, de alguna forma, se vuelve también un personaje. Es un acompañamiento constante que hace que las pistas se encuentren muy bien integradas.


Un elegante tucán... ¡Espero que no me pique!

Hay varios niveles de dificultad entre los que se pueden elegir, desde los que han jugado poco, los que han jugado mucho, los que vayan con chavales (a partir de 8 años) y el nivel Dr. Jones para jugadores expertos. Sí, opté por el experto... que está bastante bien aunque tuvo algún momento de atasque que finalmente conseguimos resolver. El uso de niveles es una buena forma de que cada grupo decida su grado de dificultad.

Descubrimos el misterio de Balamkú tras sufrir la jungla en nuestras propias carnes. Un lugar que se encuentra bien representado, con muchos juegos y mucha diversión. La diversión está presente desde el comienzo hasta el final de diversas maneras. Aunque no parece que vaya a haber muchas risas en la próxima aventura que tienen planteada la gente de Illusion Escape Room: Lo próximo será una de  terror... 



¡Haciendo la maleta para la jungla!
Si queréis pasar un buen rato con amigos, o con la familia ya que creo que es una sala muy chula para ir con los chavales, Balamkú es una muy buena opción. Desde el buen rollo que se desprende nada más entrar, la interacción con el Game Master y las pruebas, de lo más entretenidas.





Calle de Dr. Miguel de Aguado, 6, 28944 Fuenlabrada, Madrid 
[Metro más cercano: Parque de los Estados, L12]

Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ 60 minutos para morir ] 10 cosas que pueden aprender los que nunca han jugado a una Escape Room de esta película