[ Jack el Destripador (Whitechapel) / La Orden Escape Room ] Un barrio donde vais a pasar un buen muy mal rato (Sí, mal rato) (Test - Junio 2021, Madrid)


La semana pasada recibimos una carta sellada desde La Orden. Nos proponían la visita a uno de los momentos históricos más lúgubres de la historia que podemos definir con una ciudad, un año y una persona: Londres. 1888. Jack El Destripador. ¿Suena bien? No, no suena bien pero es que en mi grupo somos todos un poco masocas. Yo el primero de todos, el burro delante para que no espante. Este es el comienzo de una historia que nos llevaría hasta un conocido barrio: Whitechapel

Los monjes de la Orden rebuscando entre los personajes históricos

Sí, La Orden es la nueva sede que la gente de Experiencity ha creado para proponernos una serie de  Desafíos, así es como llaman a las salas de escape. En este caso nos va a llevar por recreaciones de diversos acontecimientos a lo largo de los años. La Orden es el nombre de la hermandad que lo que busca es dar voz a los perdedores, para que se sepa también la versión de su historia. El lugar en el que podremos hacerlo es La Central, situada en la madrileña Calle Tomás Borrás 10, que por primera vez abre sus puertas. 6 Desafíos se preparan y el primero de ellos es el de Jack El Destripador.

Nada más llegar a aquella puerta, con cierto aire medieval, dejaremos nuestros objetos en lo que parecen ataúdes de niños pequeños baúles para posteriormente llegar hasta nuestro particular viaje en el tiempo. Nos cuentan la historia del lugar y de lo que hemos venido a hacer, que época nos van a recrear y porque vamos a hacerlo.

Vamos a leer la historia que viene en su web

"En 1888, en un famoso barrio londinense llamado Whitechapel, ocurrieron una serie de asesinatos cometidos por Jack el Destripador. La identidad de este asesino en serie sigue siendo un misterio. ¿Quién era? ¿Por qué lo hacía? ¿qué relación tenía con las víctimas? Ahora podréis resolver todas las incógnitas.

En La Orden os retaremos a descifrar una serie de enigmas que desafiarán vuestra inteligencia, imaginación y cooperación además de poner a prueba vuestros miedos. Ingenio, colaboración, perspectiva... Todos los sentidos deben estar alerta, cualquier pequeño detalle puede ser primordial para superar el desafío"

Cuando Jack se entera de que merodeas por el lugar... Cague en la leche


Este primer desafío que nos proponen es, ni más ni menos, la versión madrileña de Whitechapel Room Escape [Aquí tenéis la reseña de cuando la jugué en noviembre de 2018]. Sí, una de las experiencias de terror más importantes de Barcelona. Se la han traído hasta Madrid para que podamos disfrutarla. Siempre y cuando seáis amantes del terror y de pasar un mal rato, porque esto es así: Lo vais a pasar mal.

Hemos sido uno de los grupos que hemos estado como testers de la sala con lo que la experiencia puede sufrir modificaciones, pero uno de los mejores piropos que se le puede echar es que, tal y como está a día que la jugamos, sería una partida cuasi perfecta. 

Whitechapel ha hecho una recreación muy parecida a la original, aunque en esta adaptación hay diferencias como el cambio en la historia para adaptarla a su nueva ubicación. También se nota un salto en la decoración, el sonido, la música y la estética, elementos que han potenciado muchísimo. La sala ha sido supervisada por Isaac y Josep, los creadores de la sala original, que también se han encargado de enseñar a los Game Masters como realizarla. Han creado unos nuevos monstruos...

La sensación que tuve durante toda la visita al barrio

Hace unos días leía en Topoescapistas esta frase: "Se puede tener una gran sala, que si el/la GM no mola, no hay nada que hacer". Sin duda, algunos empresarios deberían de tomar nota. El Game Master es la persona, o personas en este caso, que se va a encargar de guiar, vigilar y hacer que se disfrute la experiencias. En nuestro caso fueron Aida y Gonzalo nuestros GM y no puedo más que quitarme el sombrero ante ellos por el GRAN trabajo que hacen. Sin ellos la experiencia no hubiera sido igual.

Hay una tendencia a pensar que las salas de terror necesitan un rodaje hasta que quedan perfectas, lo que hace que muchas veces se tarde tiempo en ir a ellas hasta que consiguen encajar las piezas. Aquí las piezas están encajadas y pueden crear a unos monstruos aún mayores que acojonen al personal. Porque el terror que se pasa es intenso y va a haber gritos, amagos de carreras y gente apelotonada los unos con los otros. Eso sí, hay dos modos diferentes que se podrán elegir al reservar: Terror -A saco, Paco- y Tensión -Sin contacto físico-. Por supuesto, recomiendo la de Terror que es como se encuentra planteada la experiencia.

¿Qué ha sido ese ruido? 


Sí, en nuestra sesión tuvimos tensión, miedo, terror, saltitos, apelotonamiento, repartimiento de tarea de "Yo no quiero, yo no quiero... vale, voy yo", "No, por favor, que no aparezca nadie" o gritar sin haber visto nada pero pensar que si lo había. Así que nuestro grupo lo disfrutamos como enanos, entre ellos un servidor de ustedes.

Al ser una sesión de test hubo algunos fallos técnicos, algunos de los que ni nos enteramos, y otros que eran detallitos que se están puliendo. Algo lógico y para lo que están estos pases. Una diferencia con la sala original es que el espacio de las salas es más pequeño y hay cambios en algunas conexiones entre ellas. Esto significa que no hay mucho espacio para correr en momentos de pánico... que van a suceder, los va a haber ¡Os aseguro!. Por este motivo recomiendo que el número máximo de jugadores sea 4. Si sois un grupo mayor, repartiros en dos sesiones para disfrutarlo plenamente.

Venga, venid a los brazos de este barrio tan "bonito"

De este lugar sólo puedo decir piropos: Puro disfrute, tensión, risas nerviosas y hasta 75 minutos tratando de conocer los entresijos del barrio de una forma bastante mal rollera. Una sala que poner en vuestra lista de imprescindibles en este mismo instante.

Jack El Destripador (Whitechapel) va a haceros disfrutar muchísimo a aquellos madrileños, o que vengan por la capital, que no lo hicieron en la experiencia barcelonesa ya que no se ha planteado como una sala rejugable. Jack se incorpora a la tourné de terror que hay por la capital con salas como El Bosque, Madrid Terror o El Búho. Nunca hay suficiente terror en nuestras calles ¡Qué nos encanta meternos en lugares donde pasarlo aún peor!



Calle Tomás Borrás, 10. 28045, Madrid [Metro y Cercanías más cercano: Delicias]


Gracias a Víctor Leal de Experiencity por la invitación al test.

Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ 60 minutos para morir ] 10 cosas que pueden aprender los que nunca han jugado a una Escape Room de esta película