[ El Orfanato Escape Room ] Orfanato. Niños. Misterio. Cosas extrañas ¡Todo mal!


Aquel miércoles en Barcelona iniciamos el día pronto. Teníamos una cita en un orfanato de L'Hospitalet, pero no sabíamos que hubiera tanta gente en el barrio donde se encontraba. Nos costó un poco encontrar aparcamiento por lo que decidimos irnos a un garaje, abandonar el coche y poner rumbo al lugar. La entrada del sitio ya nos dejaba claro que se había quedado anclado en otro tiempo. Por la mirilla una persona nos reconoció. Ahora ya podíamos entrar en El Orfanato Escape Room.

Diré que El Orfanato era un lugar que ya me habían recomendado hacia un par de años cuando estuve visitando La Juguetería Maldita de The Witching Hour Room Escape, así que teníamos referencias. Sí, la sensación de estar en un orfanato antiguo fue el primer golpe de efecto. El silencio, el murmullo y la introducción nos acabó de meter de lleno en esta investigación a la que habíamos sido llamados... pero no por el señor nuestro Dios. 

"El Orfanato que daba cobijo a cientos de niños cierra sus puertas debido a unos acontecimientos inexplicables... 63 años después continúa siendo un misterio. Las autoridades han reabierto el caso gracias a nuevas informaciones. ¿Los ayudaréis con vuestro ingenio a descubrir la verdad sobre el caso?"


Nosotros, que tenemos una forma de masoquismo de vivir de alguna manera, decidimos de nuevo ayudar -que no tuvimos suficiente con convertirnos en investigadores en Lighthouse Escape-, así que empezamos a mover de aquí para allá las cosas de este orfanato... aunque algo nos decía que había aquí gato encerrado. Lo había, pero me parece que exactamente no era un gato, pero algo sentíamos.

La sala es más tirando a clásica, también por el tiempo que lleva abierta, pero respeta muy bien los tiempos de juego, no se te hace aburrida y, VAYA la tensión se masca en el ambiente durante toda la visita a este peculiar orfanato. Esto hace que sea dinámica y que la participación del Game Master a veces, debido a ese maldito bloqueo que se sufre con el miedo, sea necesario para poder orientarte cuando te sientes perdido.

Qué bonitos son los orfanatos... Pues no, no lo son. Dan mal rollo 

¿Estamos solos? ¿Hay alguien más en el lugar? Lo descubriríamos a medida que iban sucediendo los acontecimientos. El mal rollo quedaba claro en una maravillosa prueba de valor en la que cada uno tiene su parte importante para desarrollarla -punto positivo que hace que TODO el mundo esté en tensión- y los juegos, aunque más bien tradicionales, te tienen entretenido y están plenamente integrados con la temática.

Vivimos momentos de terror, miedete pero también reconozco que hubo algún momento, especialmente UNO, que lo que fue es completamente surrealista y al final nos entro una risa tonta que sirvió, aunque fuera por unos minutos, para destensar el ambiente. Ni que decir que corrimos, o fuimos rápido cuando podíamos, aunque en este grupo también nos entraba el momento "Pasa tu primero, no, mejor pasa tú, y similares".

Ains mira, Paco porque te has puesto de rod... ¡NO ERES PACO!

Salimos del lugar a duras penas. Una vez rota la cuarta pared, allí se presentaron los Game Masters que la verdad es que son una clave absoluta del éxito de El Orfanato y que tras unos años siga teniendo encanto. Pero es que ellos además tuvieron una conversación interesante post partida hasta que les dejamos para la siguiente partida y nosotros seguimos nuestro camino. Que pondríamos para ir a The Witching Hour Room Escape.

Por cierto, que en breve tienen previsto abrir su segunda sala... justo en el portal de al lado: IN Escape. La espero con muchas ganas.



Sugerencias:

- Quizás, aunque haya habido algunos cambios, también podría ser el momento de comenzar a hacer una reforma más grande del Escape que incluya la actualización de juegos y algo de la tematización.


Pros:

- Demuestra que las salas clásicas pueden seguir funcionando si están bien hechas, cuidadas y con ganas, con sustos muy bien llevados, pero sin llegar a ser un terror extremo.

- La inmersión del juego, la forma de dar las instrucciones antes de comenzar. Gran poder de sugestión.

- Los juegos no son sencillos, aunque haya la tensión del terror, son pruebas que hace falta estar bastante concentrado. A esto se le añade las pruebas de valor que son muy jugosas.

- Sus Game Masters, majérrimos hasta más no poder. ¡Suerte con el embarazo!



Conclusión: El Orfanato hará las delicias de los amigos del terror clásico, de esas salas con encanto y de aquellos que no quieran un terror extremo. 
El Orfanato tiene buenas referencias y son merecidas. Una de terror, no para toda la familia, pero si que para pasar un buen rato pasándolo bastante mal. Porque sí, el pasarlo mal a veces es pasarlo bien. Además el trato y la simpatía de los Game Masters es parte de su encanto.



 Carretera de Collblanc, 205, 08906 L'Hospitalet de Llobregat, Barcelona

Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ 60 minutos para morir ] 10 cosas que pueden aprender los que nunca han jugado a una Escape Room de esta película

[ 33 Frases que he escuchado (o dicho) en una Escape Room ]