[ Singularity ] Después de los zombies llegan los robots enajenados del espacio


Nuestra segunda experiencia en Zero Latency, tras la Survival llena de zombies, es Singularity. Este lugar es uno de los más inmersivos de realidad virtual y tras nuestro exitoso "debut" teníamos ganas de repetir. "Has sido enviado junto a tu equipo a investigar lo ocurrido en una base militar secreta ubicada en el espacio exterior. Tendrás que batir a drones, robots asesinos y torretas de defensa para lograr tu objetivo. ¿Podrás derrotar la Inteligencia Artificial de la base? ahora es el momento de demostrarlo". Así describen en la web del lugar el juego. Así voy a hacer yo su traslado al lenguaje real. El de la calle. El de tu vecino del 5º. El de Belén Esteban.


Hemos sido los pringados de los militares que les ha tocado una misión un poco suicida. Nadie lo quería, nosotros tampoco, pero hemos sido los últimos en llegar y nos ha tocado el marrón. Ahora ponte el traje, sube en una nave espacial, que si el lanzamiento... y llega a la base militar secreta donde están pasando cosas raras, a lo Manuel Bartual.


Allí hay unos robots enajenados. La inteligencia artificial del lugar parece que se ha vuelto un poco Crazy, pero no a lo Britney Spears, y aunque sea tu nave no te reconocen como que seas su amo, su dueño, su papi. ¿Solución? A liarse a tiros con todo robot, dron o bicho con cables que haya por el lugar. Cuatro tipos de armas que lleva nuestro personaje, que tiene un poco de Samu del juego Metroid, 30 minutos en el que vamos a recorrer todos juntos... o no, una amplia nave con varios niveles y momentos que te van a generar en plan "Sé que esto no es real, pero me da cosi".

Cuando no tienes claro que hacer...

A los amantes de los juegos de tiro a lo Doom, fanáticos de videojuegos y de las nuevas tecnologías, todo en conjunto.

Sube, baja, arriba, debajo, por todos lados ¡Investiga!

Cosas a mejorar:

- Cuando terminas el juego te remiten las puntuaciones detalladas al correo junto con una encuesta para rellenar donde puedes contar como mejorar. Sin entrar en detalles pero el Game Master que nos hizo la partida creo que, no tenía buen día, y la sensación que querían que jugáramos a toda rapidez, con un comportamiento bastante de Museo de "No toques aquí", "Id en fila", "Cuidado con la pared", para poder largarnos pronto y que otro grupo entrara fue bastante chocante y nos dejó muy mala impresión. En este tipo de lugares esas actitudes marcan mucho la experiencia, sobre todo cuando la persona tiene que guiarte por el juego y darte instrucciones. Además que su precio no es especialmente barato para ese trato que tuvimos.

- Mientras que en Survival parece que había mayor "libertad" de movimientos, aunque también había un espacio limitado, en Singularity estando bastante atento a no chocarme con compañeros o paredes se me pasó el juego pitando porque parecía que me iba a chocar con todo a cada minuto... Menos en la parte final y porque decidí separarme de todo el grupo para poder moverme un poco.

- Las gafas comienza con una visión más o menos nítida pero a medida avanza el juego se acaban empañando y se pierde resolución.

- Creo que esto es una opinión generalizada... ¡¡NECESITAMOS UN MODO BATALLA!! Por ahora hay que conformarse con que si disparas a tus compañeros de equipo de investigadores de la nave espacial les sale sangre pero no les quita puntos de vida.

¡Listos para la batalla! ¡POR LA LIBERTAD! Perdón, esto era de otra cosa.

Pros:

- A todos nos gusta eso de sentirnos dentro de un videojuego.

- La inmersión del juego, realmente hay momentos que la sensación de vértigo o de falta de gravedad se notan mucho. El efecto de subir, bajar o como parece que el espacio se expande sin salir de una sala negra me sigue pareciendo bastante impresionante.

- El poder utilizar diversas armas durante el juego dependiendo de las habilidades de cada uno, haciendo que al final cada experiencia sea individualizada dentro del propio grupo.

- El uso de una tecnología con un potencial enorme que hace que la media hora que estás jugando se te pase volando y que después hagas un "regreso" a la realidad de la cual, aún sabiendo que estás ahí, ha desaparecido por completo.

<0>


C/Pradillo 54, Madrid (Metro más cercano: Alfonso XIII, Línea 4)

Comentarios