[ ¿Por qué jugar Escape Rooms?: 10 motivos por los que animarte a hacerlo ]

Hay algo bastante curioso cuando tus amigos te dicen "Oye, ¿Por qué juegas tantas Escape Rooms?". Lo primero que pienso es que en realidad, en mi caso, no juego tantas como otros jugadores que pueden llevar ya 600 salas tranquilamente. Lo segundo que pienso es que hay muchos más motivos de los que pueden parecer inicialmente del por qué jugar salas de escape. Así voy a tratar de explicar el por qué jugar Escape Rooms.

No hay una edad para dejar de jugar

1. Jugar, volver a jugar: Cuando uno va creciendo va perdiendo esas cosas que cuando somos pequeños tenemos siempre presente. Jugar es algo fundamental que parece estar sólo relacionado con esa primera etapa de la vida. Craso error. Debemos de seguir fomentando esa curiosidad, ese disfrute de jugar... Así que, para no perder a ese niño interior que se lo pasaba tan bien este es el primer motivo. Jugar y disfrutar jugando.

No sé de dónde es este gif, pero refleja perfectamente la desconexión.
Os podéis quedar a verlo en bucle.

2. Desconexión de la realidad: Vivimos unos años, diciéndolo elegantemente, bastante complejos. A veces es muy complejo evadirnos de lo que está sucediendo. Puede ser muchas veces de una forma cercana y otras lejana pero afectándonos bastante. Durante media hora, una hora u hora y media, dependiendo de la sala, vamos a estar en un universo paralelo donde dejar de lado el mundo real...

Cuando entras en una Escape Room y lo flipas

3. Vivir una aventura: ...dejamos el mundo real para vivir toda una aventura. Las Escape Rooms han sufrido una evolución desde sus inicios, donde el objetivo era escapar de una habitación. Ahora la mayor parte de las salas se han convertido en aventuras donde debemos de cumplir alguna misión, todavía alguna de ellas será escapar del lugar -por ejemplo estar apresado por un asesino en serie y tener que huir antes de que regrese en una hora- pero en otras de ellas debemos de encontrar un objeto, realizar una tarea u otro objetivo diferente.

El cerebro, nuestro gran amigo y enemigo al mismo tiempo

4. Tener a nuestro cerebro entretenido: Aunque suene irónico, sobre todo para aquellos que no han jugado nunca, las salas de escape juegan un papel importante a nivel mental. Nuestro cerebro es un experto creador de problemas. A veces si no los hay, busca generarlos o potenciarlos (¡Hola ansiedad!). Durante un juego de este tipo se nos proponen tantos problemas a resolver que el cerebro deja el resto atrás para superar los que se nos plantean. Porque, por ejemplo, si te encuentras secuestrado por dos maromos que amenazan con cortarte en cachitos... tienes un problema.

Quedar con amigos y hacer actividades: la película

5. Fomentar actividades con amigos: Jugar a Escape Rooms puede tener dos cosas diferentes, A) que descubras que tus amigos son muy competitivos y se rompa vuestra amistad, B) Qué descubras a tus amigos que son unos frikis y que a partir de ahora vais a cambiar los copazos por jugar una sala de escape con los amigos. También es la excusa estupenda para quedar con algunas personas y verse.

Una charlita post game en un bar echándote unas risas

6. Jugar una sala de escape no es sólo jugar: No, porque siempre se queda antes para tomar algo -por favor, que no sea alcohol- o después de la partida te vas a cenar, merendar, comer (depende de la hora del día) para comentar las risas y los mejores momentos, como si fuera un partido de fútbol, que habéis pasado.

Cuando recuerdas cosas bonitas: "Ains aquel Game Master podría haber jugado conmigo..."

7. Recuerdos para toda la vida: Podría sonar una exageración pero en estos últimos años creo que entre todos mis amigos estamos de acuerdo que hemos vivido algunas experiencias que nos han dejado con recuerdos de esos que contar por ahí como si fueran batallitas del abuelo. Por ejemplo "Joder, es que estábamos gritando que parece que estaban asesinando a alguien".

Recreación de quedadas escapistas (cualquier parecido con la realidad es casualidad)

8. Conocer a nueva gente: Si te has metido a jugar, estás "enganchado" y tienes curiosidad, seguro que ya has echado un ojo a blogs -o los pocos que quedan- y cuentas de Instagram que se dedican a comentar las salas que han jugado, a hacer memes sobre los Escape e incluso a realizar charlas virtuales cada cierto tiempo, quedadas para jugar Hall Escapes o simplemente tomar unos pinchos de tortilla . Es una forma de conocer nueva gente que le gusta lo mismo que a ti.

Me hubiera encantado participar en Scavengers

9. Sentirte como si estuvieras metido en uno de esos programas que te flipaban de más joven: Mi generación creció con programas como Scavengers, La Noche de los Castillos o El Gran Juego de la Oca, las Escape Rooms nos permiten ser protagonistas de algunas aventuras, algunas al mismo nivel que estos programas salvando las distancias.

¡VENGAAAAA!

10. ¿Sigues leyendo esto y te está picando la curiosidad por jugar alguna sala? Venga anda, tira.

Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Buscando a Firulais / Clue Hunter ] En la búsqueda de un perrete robado, ¿Quién es el vecino ladronzuelo? (Abril 2020)

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ Négone: La Fuga ] Cuando entrar en la cárcel era un juego