[ Shikoku ] Cuando la búsqueda de la paz espiritual se envuelve de tensión serena


Mi paso por Barcelona me sirvió para gritar un poco en el Krüeguer Hotel, jugar muchas salas de escape pero también para descubrir juegos de mesa. Ha habido una nueva ola en los últimos años de juegos diferentes, originales, buscando giros de tuerca. Uno de los que jugué en Barna fue Shikoku (GDM Games, 2018), creado por Eloi Pujadas e ilustrado por Amelia Sales. ¿Cómo se puede combinar algo zen con la tensión serena? Se puede y este juego lo demuestra.

Shikoku, una isla llena de detalles. Real. No es bromi.

No sólo es que pudiera jugar a Shikoku sino que entre los jugadores estaba su propio creador ¡El meta juego! ¡Jugar con el creador de un juego! Comenzamos primero por una explicación ¿Por qué ese nombre para el juego?

Yakuōji, el templo número 23. Como si fuera el número que alguien consigue para cantar Bingo

El nombre de Shikoku corresponde a una de las cuatro islas principales de Japón, exactamente es la más pequeña. En ella se encuentra una ruta de peregrinación con la que se recorre 88 templos budistas. Se cree que las personas tenemos un año de mala suerte y calamidades (42 para los hombres y 33 para las mujeres); para ello, los peregrinos con esas edades van a sanarse en el templo número 23, Yakuōji, que aloja el buda sanador Yakushi Nyorai, para evitar la mala fortuna; en cada escalón los peregrinos dejan una moneda mientras se cantan el mantra Yakushi; esta acción propicia sanación espiritual y aleja la mala fortuna de los peregrinos; objetivo del juego los jugadores son peregrinos que van a subir los 33 escalones cantando mantras para llegar a la pagoda; pero el “camino medio” busca la moderación, nunca los extremos; no está bien visto ser el primero ni el último.

Que dura es la subida a lo alto del templo... pero aún más no conseguir ser el primero, ni el último.

Así que el juego se basa en ir subiendo al templo Yakuōji, los ganadores serán aquellos que queden en segundo lugar y la penúltima posición en el momento que alguno de los jugadores llegue a la cima Los ganadores de la partida serán aquellos que estén en segunda y penúltima posición en las escaleras en el momento que algún jugador llegue a la cima. Porque sí, el tablero de juego son los escalones que hay que subir, 33, hasta llegar a la parte superior del templo.

La forma de juego de Shikoku es sencilla tras jugar una partida. Cada jugador tiene un peón de un color, el número de escalones que se sube se determina por medio de cartas que tienen cada uno de ellos. Al principio se recogen tres al azar de un montón y después hay un sistema sencillo (y competitivo) para ir recogiendo el resto. Cada carta tiene un número de chancletas (de 1 hasta 5) que van a ser los pasos que se darán en ese turno.

Cuando has conseguido quedar segundo o penúltimo pero tienes que controlar tu zen

Es un juego cuya mecánica se pilla rápido y es curioso esa mezcla de relajación con el subidón que provoca ha medida que vas subiendo escalones. Genera una sensación extraña, pacificadora pero a la vez observando con resquemor del resto de jugadores. Acostumbrados a jugar para ganar, llegar los primeros ¿Cómo se contiene uno para tener que quedar en posiciones intermedias? Esa es la gracia, la búsqueda del equilibrio por medio del juego.

No sólo es un juego divertido, entretenido y que pueda dar lugar a unos piques que, hasta el final, no se acabarán desvelando... también es un diseño cuidado.

Todos los elementos de Shikoku al desnudo... bueno, sobre la mesa


Desde su caja, las fichas y todas las ilustraciones que se encuentra en su interior. Fijaros en los laterales de los escalones en el tablero que tenéis un montón de detalles.

Además, Shikoku, es de esos juegos que se pueden jugar con amigos, con familia, con todo tipo de gente porque no requiere una gran dificultad en su funcionamiento y promete horas de diversión. Como extra, a modo de sugerencia, se podría añadir que los jugadores no puedan gritar o deban mantener un tono de voz bajo durante toda la partida, como si fuera el templo de verdad.


Shikoku, ese juego que mola, que te lleva a un punto intermedio y te pica con los amigos

Shikoku fue elegido como mejor juego de mesa publicado en Cataluña en 2018 en el Festival del Joc del Pirineu 2019 y nominado a mejor diseño original del año en Hispa-DAU Barcelona Awards 2018

Si quieres leer de forma más profunda sobre este juego, puedes hacerlo en esta entrada de Consola y Tablero

Comentarios

Entradas populares de este blog

Isaac [Sam en Whitechapel Room Escape]: "El 90% del público viene a la experiencia más fuerte"

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ Game Masters ] Selección de masters maromos (Suspiro)