[ Horrorland Park ] Nuestras pesadillas se hacen realidad... y a lo grande


Viernes 9 de noviembre de 2018. Cuarta parada de la ruta Voy a hacer que sientas miedo

Había ganas. Muchas. Muchas. Muchas ganas de descubrir que era lo que sucedía en Horrorland Park, el primer Scream Park que abre en España. Las referencias eran buenas: Horror Box [creadores de las Escape Rooms de JigSaw, Ouija y Catalepsia] e Insomnia Corporation [creadores de las Escape Rooms El Cóctel del Doctor y Xperiment que jugamos justo el día anterior] estaban tras de él. Por lo que había leído, tras un comienzo un tanto caótico las cosas habían ido mejorando en las siguientes semanas. Nosotros nos disponíamos a salir con nuestro coche de camino para allá, de una Barcelona lluviosa a una fría Cercs.


Horrorland nos esperaba. Algunas descansaban antes de llegar al lugar del terror. ¿Tendría pesadillas?

Repetimos un trayecto muy parecido al que hicimos el día anterior para las salas de Insomnia aunque nuestro destino estaba en un entorno mucho más bonito: entre las montañas de Cercs. A medida que íbamos acercándonos el paisaje iba siendo mucho más bonito... así decidimos hacer lo que recomendaba David Moreno en la entrevista que le hizo junto a Climent Villa sobre este parque y fue poner no el tema principal de Jurassic Park sino el de Journey to the Island ¡Y aseguro que encajaba perfectamente con la llegada al lugar! Un giro, una montaña, el pantano, la niebla y de repente... la torre de la central térmica y el subidón de la canción. Subida a la central donde dejamos el coche.

El camino hacia Cercs es muy, muy bonito. Sólo faltaban unos dinosaurios.

Desde aquí ya había un par de personas que se encargaban de controlar el aparcamiento para que cada coche no interfiriera en los demás. Nos indicaron como llegar hasta las puertas del parque. Tuvimos que bajar por un camino lleno de barro, piedras y con un poco de momento "Oh Dios, me voy a dar una hostia". Ninguno nos pegamos ninguna leche y al bajar de las alturas había indicaciones para llegar hasta las puertas de Horrorland.

Vista de la torres de la central justo al bajar del coche. Impresionante.

Hicimos caso de los consejos para llegar, más o menos, una hora antes de la apertura oficial del parque. Había gente haciendo cola pero tampoco mucha, las colas iban rápido y estaban bien organizadas. Nada más entrar te daban una pulsera con "calaveras" impresas, cada una de ellas era para usarla en una de las Haunted Houses. Nuestra entrada era general por lo que había 5 de esas calaveras, una para cada una. Te dan un mapa del lugar que casi es un recuerdo, con una ilustración realizada por Roys Tattoo llena de detalles, y si tienes entrada para la Escape Room te dan una tarjeta con la hora a la que tienes que estar allí [cinco minutos antes de lo que se indica en la misma].

Bastante curioso, aunque lógico viendo como han ido creando este lugar, era ver al propio Climent  Vila (Insomnia Corporation) en la entrada haciendo el control de los tickets; o a David Moreno (Horror Box) en la Extreme House anunciando como funcionaba o acompañando a alguno de los personajes que pululaban por el parque. Allí en la entrada ya había algunos seres que te iban moviendo para desocupar la zona de entrada y haciéndote ya estar metido en ambiente para que no, seres zancudos y mucha ambientación. "¿Dónde vamos?" fue la frase con la que comenzamos.

Mis amigos no sabiendo que se van a encontrar al otro lado del humo. Muy Lluvia de Estrellas.

Afortunadamente, en uno de los cruces del parque había una persona de la organización que te iba indicando donde había menos colas y te recomendaba para el resto de la noche como conseguir hacer todas las Haunted Houses y no morir en el intento. Así que vamos a lo que vamos ¿Mereció la pena la experiencia? ¿Fue un "quiero y no puedo"? Pues mereció la pena y fue un quiero y puedo en toda regla.

El meollo de la cuestión son las cinco Haunted Houses que son una especie de versión evolucionada de lo que son los pasajes del terror que siempre hemos conocido aquí donde digamos que hay una separación entre el monstruo y el visitante, algo que aquí se rompe de forma que todo sea más intenso. Aquí están las Haunted Houses:

- Aquelarre: Era la que había leído que estaba más flojita. Quizás era más bien porque su forma de atravesarla era tan peculiar como que había que ir con un antifaz puesto la mayor parte del recorrido. Es verdad que la experiencia puede mejorar pero la tensión de ir agarrado a una cuerda, sin ver, escuchando, sintiendo y con la sensación de estar perdido. Además de su comienzo y final que está muy bien, inmersión completa. Para próximas ediciones quizás haya que aumentar las sensaciones y hacerlas todavía más realistas pero yo grité y lo pasé mal.

Nunca nadie había ido tan feliz a un matadero que no fuera el que cantaban los Piratas

Matadero: Era la joya de la corona del parque por lo que había escuchado. Uno puede decidir si quiere entrar marcado o no. Si estás marcado la experiencia es más inmersiva "Cuando se separen y he dicho cuando, escuchen atentamente, no y si se separan, dejaran a sus compañeros y seguirán" Así te lo explican y no mienten. Fui marcado y el contacto físico es mucho mayor, te pueden separar y llevar a otros lugares y a saber si acabas con tu grupo... o 15 minutos más tarde sigues perdido por el matadero. Aquí creo que perdí el pánico a que me separen en un pasaje del terror. Gracias, amigos animales asesinos.

- Clown Town: De por si los payasos dan mal rollo así que ya tenemos una base para que la gente lo pase mal. El efecto 3D de las gafas está logrado y consigue engañarte con que es real y que no. Como todas las Haunted Houses son recorridos relativamente largas y que utilizan elementos que acrecentan el mal rollo. Algunos de ellos son los clásicos que has visto en películas y dices "No, por favor, esto no..." por lo que deseas salir corriendo, aunque no puedas.

Black Out era lo que vivíamos en aquellas noches de desfases de hace muchos años... Ains.

- Black Out: Un señor hombretón hombre de seguridad -que puedo apostar que es el hombre sexy que aparece al comienzo del promo de Matadero- se encarga de hacerte pasar a un lugar relativamente oscuro donde con unas barritas fosforescentes tendremos que iluminarnos. Se lo dan al primero y al último, y yo me quedé el último... MAL ROLLO. Aquí lo de no tocar o agarrar, no es así, lo cual te lleva a un punto más allá de los pasajes del terror que tenemos en España. Fue la primera que entramos y yo ya me quedé afónico. Recuperé la voz. La perdí. Así todo el rato.

La Térmica no es un lugar donde te vayan a dar calorcito... o al menos no de la manera que piensas.

- La Térmica: Es todo un homenaje a la situación de Horrorland y otra de las grandes estrellas del parque. La tematización creo que es la más lograda de todas, se hace eterna y tiene un comienzo muy emocionante donde por un momento te preguntas "Pero que necesidad tengo yo de sufrir aquí". Viví un momento pánico con una chica agarrada a mi espalda que gritando me dijo "No sé quien eres, pero es que tengo mucho miedo". El recorrido es variado, hay un montón de escenas, Animatronics muy currados y al final esa risa nerviosa de lo mal que lo estás pasando.

Psycho Escape es un particular hospital donde tendremos nuestro propio tratamiento

Una de las actividades complementarias es Psycho Escape, una Escape Room que se localiza en la parte más alta del parque que costaba 10€ extra [Pudiendo comprarse por medio de la web]. Aunque en realidad es más una experiencia inmersiva completa. La parte de sala de escape es exactamente 15 minutos pero me parece que han conseguido llevarlo muy bien acabando siendo una especie de competición entre grupos por conseguir el objetivo... y no acabar locos del todo.

Detrás de esa puerta pasan cosas que yo no me atreví a ver

No puedo opinar sobre Snuff Movie, la Extreme House, porque creo que por lo que ya me habían chivado que había en su interior y el concepto como tal de un lugar como éste, no me iba a motivar absolutamente nada. A los que les mola este rollo dicen que incluso algunos pedían más intensidad de la que ya dan que no es poca. Para los morbosos que no entren pero disfruten del terror ajeno, hay una pared donde se indican el número de personas que han abandonado, las que han vomitado y las que se han desmayado [Al parecer el día siguiente al que fuimos nosotros hubo uno]

Restos de otros visitantes de Horrorland que no consiguieron sobrevivir a sus Haunted Houses

Horrorland no tiene una gran decoración exterior, teniendo en cuenta que este tipo de parques funcionan a modo de tienda pop up pero ésta ha aumentado desde su apertura: Varios coches con humo en su interior, algún lugar con cabezas arrancadas para hacerse fotos... hay determinados momentos que aparecen pequeños desfiles o espectáculos y hay varios de los personajes de las Haunted Houses que se pasean por la calle principal para posar con los visitantes dando vidilla al lugar. Mientras que el hilo musical son un montón de canciones de películas de terror y el jingle de Horrorland que no os vais a poder despegar en unos cuantos días... Creo al volver a mencionarlo se me ha pegado otra vez "Ohhhhhhhhhh... Esto es Horrorland, Ven a Horrorland..." ¡Sacámelo! ¡Sacámelo!

La zona de restauración, situada a la entrada del parque, el pasado fin de semana todavía parecía un poco desorganizada. Al comprar la comida en la taquilla te daban dos tickets... hasta que un hombre no nos dijo que teníamos que entregar uno en la barra para que hicieran el pedido no nos enteramos, después lo tuvimos que hacer nosotros con otros que tampoco lo sabían. No estaba explicado, ni señalizado, ni quedaba claro cuando los camareros lo gritaban desde la barra como buenamente podían. El precio de la comida es el clásico de estos lugares, no especialmente barato, pero tampoco un sajarte y robarte un riñón. Además al sentarte nunca sabes cuando puede aparecer una invasión de zombies entre a robarte ese espacio de aparente tranquilidad...

Pasadas las diez de la noche ya habíamos hecho todas las casas y la Escape, decidimos que era buena hora para retirarnos aunque nos perdiéramos el espectáculo final del Blood & Fire que podéis ver un poco en este vídeo. Vuelta por el camino maldito, coche y regreso a la ciudad condal. Al día siguiente nos quedaba el postre del terror con Whitechapel Room Escape...

Esta foto podría ser de una peli de terror pero está hecha regresando al coche para volver a nuestro hogar.

Cosas a mejorar:

- Dejar claro el funcionamiento del parking: De primeras decir que no tuvimos ningún problema en aparcar, simplemente que lo hicimos al lado de la central térmica y tuvimos que bajar andando por un camino peliaguado, aún más para subir. Estaría bien indicar los diversos puntos donde poder aparcar y como se encuentra organizado. Un poco de luz en el camino desde ese parking hasta la entrada del parque no estaría de más pero gracias por darnos ese momento de terror lleno de gente con las linternas del móvil. 

- Dejar claro el funcionamiento del sistema de restauración: Sobre lo de los tickets y que haya que dejarlos en la barra para que lo preparen.

- Parece una cosa "sencilla" pero es curioso que no estuviera el mapa del parque en la web. Con ello consigues un doble objetivo: No gastar tanto papel en mapas físicos (Aunque soy muy defensor de ellos como propio recuerdo) y que la gente pueda mirarlo desde el móvil con mayor comodidad. 

- Una entrada con cartelon: Mira, así, a lo grande, para que te impacte mientras estás haciendo la cola de espera al parque, es muy visual y consigue dar el primer golpe directo antes de entrar.

- Para gente sin coche poner algún servicio de autobús, a modo de lanzadera, desde Barcelona para ir y regresar.

La visión de noche de la central térmica era muy malrollera

Pros:

- Cuidar lo que hacen, haber aprendido de las quejas de los primeros días y darte cuenta que se nota que les gusta el terror y que lo que hacen es con muchas ganas.

- Tener dos cojones y dos ovarios (bueno, cuatro cojones y cuatro ovarios, por los cuatro creadores) para traer un Scream Park a España. Es algo que podría haber sido un éxito pero también un completo fracaso de no haber salido bien. Pero aquí teníamos muchas ganas.

- Las 5 Haunted Houses con sus ambientaciones y la inmersión en las mismas : Son cinco experiencias muy diferentes

- Hacer una Escape Room divertida para grupos numerosos. Esperemos que aprendan otros de lo mismo y no vender una marca haciendo algo cutre.

- La localización de la Extreme House para ver a la gente entrar está muy bien y el contador de vómitos, desmayos y abandonos. El hecho de ver a cada persona subir y entrar es todo un espectáculo.

Se busca contacto de este hombre ¡Gracias! Es para un amigo...

- Los trabajadores. Es flipante el buen trato, la cercanía y el buen rollo que transmitían todos ellos. Sin duda unos trabajadores así no se suelen ver en todos los parques y a mí eso me parecía admirable de aplaudir.

¡TODOS A HORRORLAND! Aún os queda la época navideña ¡VAMOS!


Conclusión: Como dice la canción "Ven a Horrorland"

Horrorland es como si fuera un homenaje tétrico a Disneyland, desde su propio logo -las torres de la central térmica son como si fuera el Castillo de los Magic Kingdoms- y la mascota Mortimer -el nombre previo que tuvo Mickey Mouse- pero con su propio sello. Es complejo crear una marca y ellos lo han conseguido. Una marca de calidad y que tiene un potencial de crecimiento enorme. Si os quedasteis sin entradas para estos 15 días, hay tres días más en la Christmas Edition (28, 29 y 30 de diciembre) y viendo el éxito de este año, espero que confirmen pronto la edición de 2019.


Polígono de Sant Jordi, Cercs (Sólo se puede acceder en coche)

Fotografía de cabecera: Angie Rico

Comentarios

Entradas populares de este blog

Isaac [Sam en Whitechapel Room Escape]: "El 90% del público viene a la experiencia más fuerte"

[ Game Masters ] Selección de masters maromos (Suspiro)

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas