[ Négone: La Fuga ] Cuando entrar en la cárcel era un juego


Ya he hablado de Négone en alguna que otra entrada de Escapar, quiero escapar. Négone se adelantó a su época, una especie de Escape Room que viajó en el tiempo pero no a al año adecuado. Una gran infraestructura que tuvo dos locales: La Máquina, en el centro comercial Nassica de Getafe (Que, aunque abierto al público, funcionó casi más como un tester para ver todas las posibilidades que podrían tener) y La Fuga, situado en la C/ Capitán Haya nº 1, al lado del Palacio de Congresos de Madrid y el Estadio Santiago Bernabeu. Aquí nos centraremos en éste último y daremos una vuelta por sus instalaciones. Un lugar llamado Mazzinia, una cárcel futurista, en la que estuve como preso... pero también como carcelero

[Lo que está indicado entre corchetes hace referencia a mi experiencia de carcelero, a modo de anotaciones]

Négone: La Fuga, una foto de la última época en la que la cárcel estuvo accesible

En octubre de 2005 -con unos meses de retraso al estar previsto para el verano de ese año- se abría al público Négone: La Fuga. Semanas antes se arranca una campaña de publicidad muy original que había por las marquesinas de autobús y en internet donde se podía leer: "No a la cárcel", como el "No a la tala" pero en versión carcelaria. Posteriormente se descubría que era un nuevo centro de ocio entre el videjuego y el mundo del rol.

Al entrar en las instalaciones se llega a un hall enorme con cabina de DJ [Recuerdo de mis primeros días como resonaba el Lift me up de Moby], zona de bar, zona de juegos... y unas taquillas situadas frente a la entrada principal. Allí es donde comienza todo. Se pasa  a la zona de carga de las consolas. Todos los jugadores llevaban una consola asociada a su cuenta de Négone. La primera vez que se jugaba se daba una tarjeta con un Nick y una contraseña para utilizar en todas las visitas posteriores. Así se podían ir acumulando puntos y, además, ir modificándose las aventuras, recorridos, los personajes y las preguntas para tratar de hacer un juego mucho más dinámico.

Poneros en la pared así haciendo poses a ver si no nos ven... y hacemos un homenaje al Han Solo en El Imperio Contraataca

El acceso de reclusos a la cárcel de Mazzinia se hacía por el sótano, bajando unas largas escaleras. Ellos esperaban en la puerta donde eran llamados para pasar en grupos a la sala de acceso a la cárcel, prevíamente veían un vídeo con las normas básicas de convivencia en ese lugar y las instrucciones de uso.

Pero ¿Qué es Mazzinia? En el siglo XXXI el mundo ha cambiado mucho. Tanto que se intenta controlar a aquellos que no actuén, piensen o sientan como los más poderosos del Planeta deseen. Así que casi en una especie de universo alternativo -que no tendría porque ser en el siglo treintauno- nos encontramos entrando en esta cárcel de alta seguridad donde las personas son reconducidas por el "buen camino". Pero de forma extraoficial a los presos se los usa como conejillos de indias para hacer experimentos de carácter genético... Por suerte se ha formado el Comando Mazzinia Libre que está dispuesto a ayudar a todos aquellos encerrados que deseen tener un futuro mejor, quieran ayudarles a destruir el lugar y además lograr salvarse.

Todos los reclusos, en filas y bien organizados, son recibidos por un miembro de Mazzinia que no se va a andar con tonterías. Era el encargado de introducirlos en la cárcel Les dejaba claro que ellos estaban allí para someterse a órdenes y no se aceptaba ninguna rebelíon [Había una mesa que se podía golpear y que hacía mucho ruido. Lo llamaremos: generar tensión]. Así se conectaba con uno de las jefas del lugar que se encargaba de acojonarles todavía más:

Para ser un basurero está bastante limpio, aunque nunca se sabe cuando empezar a caer cosas del techo



"Bienvenidos a Mazzinia, centro de reeducación de la conducta. No intente escapar, En nuestro centro de reclusión de alta tecnología ustedes recibirán tratamiento personalizado para modificar sus conductas criminales. No tengan miedo de nosotros, estamos para ayudarles. Saldrán de aquí convertidos en ciudades de actitudes rectas en No intenten escapar, este es un centro de alta seguridad y sus esfuerzos serían en vano. Sean obedientes y no recibirán daño alguno"

En cierto momento se interrumpía la comunicación y aparecía un miembro de Mazzinia Libre:

"No miréis atrás, estoy entre vosotros [Todo el mundo miraba]. Saludos en nombre del comando Mazzinia Libre. No os creáis nada de lo que os han dicho. Mentiras ¡MENTIRAS! Este lugar es un enorme laboratorio en el que seréis sometidos a múltiples atrocidades con el fin de experimentar con vuestro cuerpo y mente. No os ayudarán, querrán utilizaros. El Comando Mazzinia Libre acabará con esta barbarie. Hemos conseguido intervenir los sistemas gracias la tecnología Intel [La publicidad perfectamente insertada] para comunicaros con vosotros y ayudaros, si aceptáis ser nuestros aliados. Dentro [Que en realidad sonaba como "Dentru" y era unas risas escucharlo así en nuestro cerebro] encontraréis algunos agentes que os darán instrucciones. Dejaros ayudar, ayudadnos a liberar Mazzinia ¡MAZZINIA LIBRE!"

Pasillos llenos de sorpresas, rejas, pantallas con puntos, encuentros con otros jugadores, cruising...

Después todos los reclutados debían de colocarse en las celdas con números impares, dispuestos a entrar en Mazzinia sin tener muy claro a quién vas a ayudar ¿A los malos chungos carceleros aunque majísimos? ¿A el perroflauta que quiere poner una bandera con Mazzinia Libre? Las ganas de escapar hará que nos vayamos con ese chico... y con alguno de los miembros de su comando que se comunicaban con los presos.

El hangar donde se recibe mercancía y muchas pantallas para comunicarse con el Comando Mazzinia Libre


Sea como fuere. Tras el paso por unos pasillos que parecía que te desinfectaban y anunciaban tu llegada... aparecías, literalmente, al basurero. Era como sentirte un poco cuando Leia, Luke y Han se encuentran encerrados y a punto de estar aplastados pero con mucho más espacio. Había una zona en el centro que se movía [Cuando eras patrulla del juego podías subirte ahí a observar a los presos que acababan de entrar... y dar vueltas]

Espero que esas barras sean de verdad y no me haga picadillo el túnel de ventilación

El funcionamiento de La Fuga era sencillo. La consola lleva un sensor que vale para abrir puertas, pasarlo por diversos sensores -si alguno se encontraba solitario en un pasillo, y sin nada alrededor, te daba puntos- además de activar las pantallas que había por doquier en cada una de las secciones de la cárcel. Al activar la primera de ellas te aparecía el miembro de Mazzinia Libre que te acompañaría durante toda la estancia en la cárcel: El Teniente Hariway; Jim, el becario [Todos querían a Jim, era un chulazo]; Lola, la espía; Max el informático o Travis, el confidente.

A más pruebas resolvías correctamente, más lejos podías llegar en tu fuga. Sino estás destinado a ser mandado a la silla eléctrica y no podrás salir nunca de este lugar. Négone tenía unos decorados dignos de película de ciencia ficción. En total eran 3 plantas con recreaciones de 20 salas donde se repartía la mayor parte de los 4.000 metros cuadrados del edificio [Cuando uno patrullaba el juego hacia bastante ejercicio. Entre vigilar e ir a buscar jugadores que pulsaban el botón de alarma de su consola]

De la zona del basurero se iban pasando a otras salas donde los lásers podían impedirte andar con tranquilidad, o el suelo es un poco inestable, pasillos que conectan con otras estancias. Un muelle de carga lleno de pantallas hasta un laberinto que se convierte en el lugar donde los jugadores podían empezar a bifurcarse en diversos recorridos [Esos momentos en que grupos de amigos se separan y se sentían tal que así].

Corre, corre, ¡Qué viene un carcelero! Ummm bueno, es un sexy carcelero. Voy a hacer que soy una scream queen.
[En realidad este pasillo se utilizaba para que los patrullas del juego fueran más rápido entre salas]

Cuando se subía de nível, en principio todo el mundo llegaba hasta el segundo, uno podía llegar a una preciosa biblioteca llena de libros transparentes que quizás sean pistas para solucionar pruebas. Por otro lado el camino nos llevaría a un túnel de ventilación y una enorme caja fuerte -que es real, ya que anteriormente el edifico era un banco. Actualmente en el gimnasio que hay en estas instalaciones, sigue estando- que nos acabará dejando en un laboratorio donde varios experimentos han sido recluidos en vasijas enormes. En la última versión del juego había más monstruos por todos lados, incluso la introducción era mucho más espectacular. Se estaba mutando para darle más punto malrollero científico con Animatronics y efectos especiales.

Este momento era un poco George de la Jungla

El último nivel nos puede llevar hasta una sala de comunicación entre carcelarios y gente de la calle, para después meterse en los entresijos del sistema, "bucear" entre información y llegar hasta el cerebro de la cárcel, el sistema central, situado en la zona más alta del edificio. Era el momento de tener un enfrentamiento frente a frente con él [La última prueba que algunos la vivían como si realmente les fuera la vida en ello]. Ahí era el todo o nada. Salir de la cárcel como vencedor o, irremediablemente, acabar en la silla eléctrica [A esa silla le faltaba que diera algunas descargas...] y con cualquier esperanza de lograr escapar de este tétrico y tecnológico lugar.

Muchos símbolos. Algunos parecidos. Pa' volverse un poco loco.
Así los presos salían, vivos o muertos, de nuevo al mundo real. Sin duda Négone es un recuerdo que quedó para muchos jugadores y que los aficionados a las Escape Rooms de cierta edad también tienen nostalgia de este lugar que nació en un momento equivocado pero, quizás, dio pie a ideas para otros muchos juegos donde se vive todo en primera persona [Además el ambiente de trabajo era bueno y nos lo pasábamos muy bien. La de cosas que pasaron entre esas cuatro paredes...]

Cuatro años después de su nacimiento, en 2009, echaría el cierre sin una explicación oficial. Nunca más se supo de ellos y de unos planes que les iban a llevar hasta Nueva York y a montar 80 juegos a lo largo del mundo. ¿Algún día se recuperará esta idea y adaptará a los tiempos actuales?


Comentarios

Entradas populares de este blog

[ Atmosfear ] "SÍ, MI GATEKEEPER" El juego de mesa que nos hizo tener pesadillas

[ Game Masters ] Selección de masters maromos (Suspiro)

[ 33 Frases que he escuchado (o dicho) en una Escape Room ]